Café Mediterráneo: La cooperación antiterrorista en el seno de la UE

La primera mesa, moderada por Alberto Priego, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia de Comillas, abordó las estrategias que se están siguiendo en la Unión Europea para afrontar los desafíos del terrorismo.

Para Rogelio Alonso, director del máster de Análisis y Prevención del Terrorismo en la Universidad Rey Juan Carlos, “el terror yihadista tiene un carácter transnacional e internacional, que obliga a dar una respuesta coordinada. Es una amenaza política y religiosa con estructura multiforme, con una Al Qaeda debilitada, el DAESH, las células filiales de los dos más otras independientes inspiradas en ellos y los actores individuales. Y atentan igual en nuestros países y en los suyos, por lo que no es suficiente la respuesta policial, también la diplomática y militar”. Y concluyó: “Se pone de relevancia la necesidad de cooperación, que es ya una prioridad de la Unión Europea pero tiene déficits, porque hay diferentes prioridades y es difícil llegar a un consenso”.

“La UE tiene ahora dos retos importantes: la crisis migratoria y la lucha contra el terrorismo. La seguridad de los ciudadanos va a ser fundamental”, aseguró Carlos Abella y de Arístegui, director general de Relaciones Internacionales y Extranjería del Ministerio del Interior, que destacó las iniciativas españolas que están contribuyendo a solucionar estos problemas, entre las que mencionó el PNR –registro de nombres de pasajeros–, pendiente de aprobación por el Parlamento Europeo, el proyecto de fronteras inteligentes, la lucha en internet con eliminación de contenidos y creación de contranarrativas, las medidas de seguridad en el tráfico ferroviario y la cooperación con terceros países. Y advirtió: “Hay que evitar el fatalismo, pensar que no se puede vencer al terrorismo”.

El ministro consejero de la embajada de Francia en España, Cyrille Rogeau, compartió la visión de su país y destacó las iniciativas de Francia en el extranjero para prevenir futuras amenazas, “un sistema de lucha adaptada, con operaciones represivas más análisis e inteligencia”. Además, alabó la experiencia adquirida y los avances que se han logrado gracias a la cooperación con España en la lucha contra ETA, “el pilar sobre el que se creó nuestra cooperación policial”, porque, dijo, “ningún país puede afrontar solo su seguridad, y menos a largo plazo”. Por último, propuso fortalecer las herramientas europeas y la cooperación con terceros países: “A Francia le importa mucho la protección de datos pero son necesarias medidas que respeten y que ayuden a garantizar la seguridad de todos”.

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top