Ideas y Debate

Explicar Europa en todos los ámbitos ciudadanos

cafedeeuropa2_1

Café de Europa / Juan Ramón Gómez
La segunda jornada de los Cafés de Europa organizados por la Asociación de Ideas y Debate se celebró ayer en la Facultad de Artes y Comunicación de la Universidad Europea de Madrid, que se sumó a su organización y acogió el debate entre los actos organizados en su Semana de la Comunicación.

El decano de la facultad, Luis Calandre, actuó de anfitrión y presentó este segundo encuentro, que se tituló El reto de comunicar Europa, y dio la bienvenida a los participantes, entre los que se encontraban dos periodistas reconocidos con el premio de periodismo europeo Salvador de Madariaga: el columnista de El País Xavier Vidal Folch y el jefe de Internacional de la Cadena Ser, Rafael Panadero.

En la mesa de presentación le acompañaban el diputado presidente del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo, Eugenio Nasarre, y el vicepresidente de Ideas y Debate, Eugenio Hernández, que agradeció la tarea de todos los que se dedican al “reto de comunicar Europa” y señaló la importante contribución que pueden hacer las asociaciones, las universidades y los medios de comunicación para acercar las instituciones europeas a los ciudadanos.

Nasarre, CFEME: “Explicar Europa es la tarea de los futuros periodistas”
Nasarre, que asumió que la meta del Movimiento Europeo “es esa federación europea en la que pensaron los padres fundadores”, explicó que “la crisis ha sido una dura prueba para el proyecto europeo, y lo ha fortalecido”. Mucho ha llovido desde que se incorporó a esta organización en los años sesenta, cuando no había una moneda común ni unas becas como las Erasmus, pero ya tenían claro que tenían que divulgar sus ideales: “La comunicación ha sido una obsesión permanente de este europeísmo de vieja escuela”. Y se dirigió a los alumnos presentes en la sala para tratar de estimularlos: “El problema es que Europa es una creación compleja que hay que saber explicar, y esa es la tarea de los futuros periodistas”.

cafedeeuropa2_2

Arizpeleta, TVE: “El principal reto será el euroescepticismo”
Rodeado de periodistas especializados en la información internacional, el encargado de moderar el debate posterior, Diego Arizpeleta, jefe de Internacional de TVE, bromeó sobre sus conocimientos sobre la Unión Europea –”probablemente soy el que menos sabe en esta mesa”– y planteó dos cuestiones sobre las próximas elecciones para abrir el debate: “Primero, que serán muy diferentes de las anteriores y, segundo, que el principal reto no será la crisis sino el euroescepticismo e incluso la eurofobia”.

Panadero, SER: “La UE se debería explicar desde la escuela”
El jefe de Internacional de la Ser, Rafael Panadero, fue el primero en hacer autocrítica sobre la labor de los periodistas a la hora de comunicar Europa, y situó el problema en tres frentes: el emisor, el receptor y el propio mensaje. Sobre el emisor, asumió que “tras el Consejo Europeo, los periodistas de cada país van a la rueda de prensa de los representantes de su gobierno, y casi siempre acaban preguntando sobre temas nacionales, porque en la redacción les interesa más”. De esta actitud se derivan paradojas como que ningún medio dé en directo un discurso de Durao Barroso pero sí ofrezcan un debate de Obama con McCain y corten la programación para ofrecer el sorteo de la Champions.

Panadero recordó que los propios políticos también son emisores, pero “Europa es difícil de explicar, y al político a veces no le interesa, porque está muy cómodo y le puede tocar explicar la pérdida de soberanía”. En cuanto al mensaje, insistió en el problema “técnico”: “La Unión Europea es poco sexy. Se presenta el contenido como inevitable para el ciudadano, y persisten los tópicos, como que Bruselas es un cementerio de elefantes (quizá lo fue en el pasado pero ya no), que Merkel es la que realmente manda (aunque ha cedido en la unión bancaria) o que la UE es un mastodonte, cuando no lo es más que el ayuntamiento de Madrid”.

Al receptor también le tocó su parte en la intervención de Panadero: “No se entera por falta de interés”. El 81% de los españoles dicen que están poco informados sobre Europa. Quizá se deba, recordó, a que “hasta ahora no había debate porque los partidos estaban de acuerdo en el objetivo europeo”. Como solución a esta falta de conocimiento sobre la Unión Europea, propuso “un enfoque a largo plazo, quizá en origen, desde la escuela”.

Vidal-Folch, El País: “Nadie quiere irse de este ‘desastre de Europa’ del que hablamos los periodistas”.
El periodista de El País Xavier Vidal Folch abrió su intervención hablando de las crisis de la Unión Europea como desencadenantes de grandes avances y sobre la emergencia de una opinión pública que nació “de las democracias nacionales, es un sistema de contrapoder interno, de equilibrio de poderes”, que ahora abre sus fronteras a Europa con cuestiones como la guerra de Irak, la crisis de Ucrania y los indignados. “Esta opinión pública se ha configurado al amparo de esta crisis y como pura reacción a ella, pero es muy difícil porque esta crisis es como un monstruo de siete cabezas, va mutando”, explicó.

cafedeeuropa2_3

Junto a la crisis actual, destacó otros tres desencadenantes de esa emergente opinión pública europea: “La propia construcción europea no responde a ningún canon de los que conocemos en los estados; los gobiernos utilizan los éxitos europeos como propios y los fracasos como responsabilidad de Bruselas; y los periodistas lo hacemos muy mal, porque miramos sólo con la precipitación del momento y nos cuesta interrelacionar, sólo destacamos la noticia cuando la negociación va mal, y cuando los países se ponen de acuerdo, ya estamos cansados del tema y no lo destacamos”.

Citando a Jacques Delors, Vidal Folch afirmó que “la UE es un objeto político no identificado”, pero aunque la desafección de los ciudadanos ha crecido 15 puntos en diez años, “la gente está enfadada por el sino de la política económica, pero nadie quiere irse de este ‘desastre de Europa’ del que hablamos los periodistas”.

Benedicto, Ideas y Debate: “Es necesaria una nueva narrativa en Europa”
Miguel Ángel Benedicto, presidente de Ideas y Debate y secretario general del Movimiento Europeo en España, comparó en su discurso dos experiencias que vivió cuando era jefe de Internacional en Telemadrid. “El 20 de enero de 2009, en Washington, no cabía la gente porque Obama iba a ser investido presidente. Meses después, en junio de 2009, el día de las elecciones europeas, a las doce de la noche ya se sabía quién había ganado y los periodistas ya teníamos hecha nuestra crónica y salimos a la calle en Bruselas. No había nadie más que nosotros”. Para explicar esa desafección de los ciudadanos hacia lo que llamó el “Frankenstein europeo”, recordó que “la propia constitución europea hablaba de una sola voz europea y un funcionamiento menos burocrático, pero dos legislaturas después, el proceso de toma de decisiones se ha convertido en un entramado aún mayor, con más lentitud de funcionamiento. Es difícil vender a los medios algo que se empezó a hacer hace diez años”.

A continuación, aludió a las próximas elecciones: “Algo ha cambiado: son un punto de inflexión importante en clave europea, no tan nacional, con rostros europeos elegibles. Barroso salió porque sí, daba igual quién ganara las elecciones. El Parlamento tendrá más poder a partir de ahora”. Y cerró su intervención con algunas propuestas: “Fusionar instituciones como la presidencia de la Comisión y del Consejo, unos parlamentos nacionales más articulados con el europeo, clarificar el papel de la troika y el eurogrupo, dos instituciones que no rinden cuentas a los electores. Una nueva narrativa para dar soluciones europeas a problemas nacionales como el desempleo juvenil, el reto de la energía, el cambio climático y una política exterior común”.

Menos corresponsales en Bruselas
En el debate que surgió tras las ponencias, el moderador atribuyó a la falta de interés del público que un programa de TVE dedicado a precisamente a la divulgación de estos temas, Europa 2014, apenas tenga audiencia. Vidal Folch afirmó que la Unión Europea sí que ha hecho cosas “muy extraordinarias, pero las comunicamos mal, distinguimos los asuntos europeos de los nacionales aunque son los mismos”. Por su parte, Panadero denunció que “está disminuyendo el número de corresponsales en Europa cuando deberían aumentar”. Sobre la desafección de los ciudadanos y los duros ajustes que han sufrido a causa de la crisis, Benedicto aseguró: “Hay que ir a nuestras fronteras para ver cómo merece la pena estar dentro”.